”…Y la Ene lamía el cuero de su becerrito…”

por Viktor Almatôj

 

           Debo decir pocas cosas sobre el cuarto relato titulado ”El Barranco” de José María Arguedas. Fue cruel, enternecedor y desafiante para la imaginación, todo al mismo tiempo. En éste se manejan personajes sumamente pesados y de gran fuerza, pero así mismo he de decir que la sutileza con la que se relata me permitió llevar los hechos como si se tratase de algo normal todo aquello que sucedía en la historia, y creo que así es, lo cual me asusta bastante sobre lo depravado del hombre hacia sus bestias.

          Las ficciones de mi mente no cometen atrocidades sobre el inocente, le advierto a los corazones del desfallecido que el hambre y la necesidad te aleja del honor y la moral. Su longitud de dos páginas lastimó mi corazón.

Atentamente.

Viktor.